2008
11.11

Los valores, son tal vez uno de los factores que menos se tiene en cuenta dentro de una organización. Las Organizaciones como subsistema social no pueden estar al margen de las convicciones básicas que tienen sus empleados y del entorno social en el que se desenvuelven. Los valores tienen que estar presentes en todo el ámbito de la organización pero no como una cuestión anexa, si no como una política central la cual va a regular todo el comportamiento de la empresa y sus empleados. Sin embargo son pocas las empresas que poseen una verdadera cultura organizacional que respeta los valores tal cual fueron establecidos, la mayoría pone énfasis solo en comunicarlos y en hacer que los empleados los respeten. Pero el problema surge cuando hay una discrepancia entre los valores y las conductas que tienen la organización y sus empleados; es decir, que existe una diferencia entre lo que se dice y lo que se hace.

Robbins, define a los valores como “…las convicciones básicas de que un modo peculiar de conducirse o estado final de existencia es en lo personal, o socialmente, preferible a su modo opuesto.” Esta seria la visión mas formal de los valores individuales los cuales podríamos agrupar en; valores terminales, que refieren a los estados finales de existencia; o los valores instrumentales, que atañe a los modos preferibles de comportarse, pero en este trabajo vamos a ver que las empresas también tienen estos valores y que afectan directamente el desempeño de sus empleados.

Por lo general las empresas le dan poca importancia a su cultura organizacional, pero en muchos casos es claro que el buen funcionamiento de una empresa está determinado, en gran medida, por los valores que posee, los cuales actúan como un marco regulador de la conducta de cada uno de sus integrantes y de la organización en si misma.

Por ejemplo, estas son algunas de las ventajas de utilizar los valores dentro de la organización:

- Proporciona Identidad Organizativa

- Facilita el compromiso colectivo

- Fomenta la estabilidad del sistema social

- Configura la conducta al ayudar a las personas a entender su medio

“…Los valores ya sean Individuales o Institucionales, funcionan como guías para la conducta de la empresa y sus empleados.”

Los valores organizacionales son la convicción que los miembros de una organización tienen en cuanto a preferir cierto estado de cosas por encima de otros (la honestidad, la eficiencia, la calidad, la confianza, etc.). Los valores organizacionales compartidos por los empleados afectan el desempeño en tres aspectos claves, proveen una base estable (guía) sobre la cual se toman las decisiones y se ejecutan las acciones; forman parte integral de la proposición de valor de una organización a clientes y personal y; motivan y energizan al personal para dar su máximo esfuerzo por el bienestar de su compañía. Así se crea una fuerte de ventaja competitiva que es difícil de replicar ya que se fundamenta en valores propios y únicos de la organización. Cuando los valores están alineados con el desempeño, las personas que trabajan en una compañía presentan actitudes beneficiosas para la empresa como:

- Compromiso con el logro de la calidad y la satisfacción del cliente;

- Sentido de pertenencia y responsabilidad;

- Observan una conexión directa entre su labor y los objetivos de la firma;

La compatibilidad de los valores personales con los valores organizacionales produce una alta satisfacción personal con el trabajo, y los objetivos, tanto los de la organización como los de sus miembros, tienen mayor significado e importancia para sus empleados. Los valores organizacionales determinan si la organización tendrá éxito; cuando los miembros de la misma comparten una serie de valores unidos en un sentido común de propósito o misión, se pueden obtener excelentes resultados.

Estas actitudes y el hecho de compartir los mismos valores que la empresa hace que se presenten los siguientes beneficios del personal empleado

· Moral alta

· Confianza

· Colaboración

· Mejora de la Productividad

· Realización Personal

Los valores son los cimientos de cualquier cultura organizacional, ellos proporcionan un sentido de dirección común para todos los miembros y establecen criterios para su comportamiento. Pero es importante saber comunicar a los miembros de la organización cuál es exactamente el sistema de valores de la empresa. De ahí la importancia que los valores sean claros, compartidos y aceptados por los miembros de la organización, para que exista un criterio único que compacte y fortalezca los intereses de todos, logrando favorecer la cultura de la entidad. Todo esto implica que el individuo se identifique con la empresa y también puede convertirse en una fortaleza para la organización si la dirección sabe emplearlos para desarrollar y ampliar ciertos comportamientos. Es muy importante poseer una escala de valores que sea elaborada por todos los miembros de una organización, pues esto será lo que determine los pensamientos y comportamientos de todos los trabajadores.

A partir de la dinámica que se establece entre los valores personales y los de la organización puede suceder que muchos de estos no sean compartidos por sus empleados. Esto sucede cuando no existe una estrecha relación entre los valores personales y los organizacionales. Mientras mayor sea la diferencia entre esos valores, más se vera afectada la cultura de la organización, por lo tanto las personas no llegan a sentirse parte de la misma y es aquí cuando empiezan a presentarse algunos problemas como:

- Aumentos en la rotación y el ausentismo de los empleados;

- Baja satisfacción y productividad;

- Ausencia de ciudadanía organizacional;

- Poco compromiso con los objetivos pactados o establecidos

Por otro lado, es sabido que en la comunicación los individuos privilegian el lenguaje gestual al oral, ya que resulta mas difícil “mentir con los gestos que mentir con palabras”. Lo mismo sucede con las organizaciones, la gente no tiene noción del impacto que tiene el no cumplir con lo que se dice que se hará. Por ejemplo, se repite que se quiere promover a los mejores empleados de una organización pero luego esos puestos los ocupan los amigos u hombres de confianza de un directivo. No hay problema en ser una compañía enfocada en la lealtad, pero no hay que decir otra cosa diferente y ser consecuente con los mensajes.

Esto es un vicio muy común en muchas empresas. Por ejemplo la farmacéutica Merck & Co.1 fabricante y distribuidor de un analgésico llamado Vioxx, tuvo que afrontar una enorme cantidad de demandas por minimizar los efectos de dicha droga; la cual fue retirada del mercado por producir efecto secundarios y en algunos casos hasta letales en quienes lo consumían. Irónicamente la empresa tiene como slogan la frase Where patients come first(algo así como “Donde los pacientes están primero”) y un apartado en el centro de su pagina Web con el titulo “Corporate Responsibility”. Este slogan y esta sección no dejan de ser una declaración de la misión de la empresa, de la cual se deben desprender los valores supuestamente sirven como guía conductual para la organización.

Así mismo la empresa Boeing líder en la fabricación de aviones comerciales, quien presenta un impecable código conductual de ética para los negocios, fue declarada culpable junto con la empresa Dow Chemical a pagar 926 millones de dólares a los habitantes del oeste de Colorado como reparación de la contaminación de una fábrica de armas nucleares durante la Guerra fría.

Es por eso que para evitar es tipo de conductas se debe:

1- Divulgar de forma sistemática la importancia de los valores organizacionales, tanto a los empleados como a los clientes, proveedores, gerentes, etc.

2- Elaborar estrategias para potenciar ciertos valores personales y organizacionales

3- El líder, más que nadie debe dar el ejemplo y estar alineado con los valores de la organización.

4- Aquellas conductas de la organización visibles por los actores externos, también deben despréndese de los valores intrínsecos de la misma.

Los valores tienen un enorme potencial benéfico para los administradores, estos deben ser visto como guías conductuales tanto para los individuos como para la organización y no deben mantenerse inalterables al transcurso del tiempo, es decir que lo valores de la organización se deben modificar en la medida que los valores sociales se transforman por acción y surgimiento de nuevas generaciones. De esta manera se logra un mayor compromiso con la sociedad, que va a influir directamente en el desempeño de los individuos que trabajen o puedan llegar trabajar para la organización en el futuro.

Creo que son muchas las ventajas que se pueden obtener al asumir una estructura de valores sólida, en la cual los empleados puedan ver reflejados los propios. Me parece que es una herramienta muy útil para la administración pero que lamentablemente son pocas las empresas que lo ponen en funcionamiento.

No Comment.

Add Your Comment